viernes, marzo 02, 2007

acunada en los caracoles


qué no daría por oler tu vagina infinita
poder sentir en mis labios el roce de
tu clítoris
húmedo y duro como faro marino
no tengo otra memoria para nombrarte
que esta sal de mis palabras

sé que existe otro tiempo
sé que hay otra memoria donde habita
el sentimiento de la primera vez la primera mirada
el primer y único beso la inicial mano que recorre la piel
donde sólo hay estremecimiento y gemido

enamorado de ti
te llevaría hasta el mar de los sargazos
donde duerme la voz de cortázar
elegante sensual y quejumbrosa
esa voz vital que habla en salmos
llena de silencios
aquietada en los bordes de sábanas
de sus mujeres ausentes

qué no daría por una mirada tuya
que me devolviera el hechizo
de tu elegante andar
mientras recorro con mis dedos la imagen
salina de tu sombra
alargada en la tarde de una playa oriental

qué no daría por saber que aún moras
en los espejos de agua que multiplican tu rostro
mientras duermes acunada en los caracoles
donde el rumor de la mar no cesa
y te nombra

2 comentarios:

Artecomestible dijo...

"hoy amanecí especialmente maligno
de tanto silencio
hastiado de los días calurosos y sombríos"
yo amaneci peor que tu..y con este poema, el calor se vuele incendio descontrolado.
Es bueno visitar de nuevo tu blog, siempre hay buenas fotografias y rextos cocinandose al fuego.
besos
carolina

Juan Guerrero dijo...

tanto incendio en tu lado sensible, tanta palabra mía aguardando esos valles para hacerse imagen viva, gracias, carolina.