domingo, febrero 18, 2007

a una pitonisa en delfos (c. 473 a. d. N. E.)



enjuta el silencio del viejo puerto
regresan con el alba
palabras que pronuncio en tu ausencia
reconocen tu cuerpo aroma de sombra


hace frío


tu alma huele a sándalo
brilla en la oscura memoria de los días


mientras descansa mi mano izquierda
sobre el hombro
reconozco una palabra
hundida en seda
adherida
fija en tu hombro
otras cubrieron tus senos
redondeándolos


palabras incrustadas
ensortijando tus cabellos
diluidas en tu rostro
que cubrí con verbos
oración continuada en tus muslos
ocultando la humedad en tus bordes


los pájaros despiertan esta mañana
que todavía nace
roza un ala sobre la cristalina calma del egeo


palabras en tu vientre
articuladas
que entibiaron tus pies


lejos
las barcas son diminutos lunares
de un cielo que cubre este mar


ninguna palabra nombra este silencio
desamparo en lo siempre ido

5 comentarios:

Melancolia dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Alma dijo...

Que placentero seria ser tu pitonisa y declararte el ser con el alma mas hermosa que he conocido, pero la vida no me lo permite....ESPLENDOROSAMENTE HERMOSO TU POEMA. .
.

Yesenia dijo...

El reflejo de quien es amante al amor, del hombre que en cada palabra vive el placer de la mujer... que escribe las sensaciones..... los sentimientos, de quien en letras puede traducir aquello que todos llevamos dentro........ pero pocos no atravemos a admitir....

Juan Guerrero dijo...

yesenia;
hermosas palabras que nacen del sentimiento de lo amoroso. de una piel que siente y percibe el roce de lo esplendoroso y espera el momento para abrirse y darse en la cálida memoria de lo añorado.

Juan Guerrero dijo...

alma;
celebro que disfrutaste este momento de lectura. leí entre líneas tu otro discurso: lanzado como aullido de madrugada. tan humano, tan densamente anhelante. gracias por existir.